Ir al contenido

Alquileres de lujo en Split

Busca y reserva un alojamiento único en Airbnb

Los alojamientos vacacionales de lujo mejor calificados en Split

Los huéspedes están de acuerdo: estas estancias tienen excelentes calificaciones por su ubicación y limpieza, entre otros aspectos.

Villa Victoria
LUXE
Alojamiento entero: villa · 8 huéspedes · 4 camas · 4 baños
Villa Victoria
Luxury Villa Hvar
LUXE
Alojamiento entero: villa · 10 huéspedes · 5 camas · 5,5 baños
Luxury Villa Hvar
Villa Split
LUXE
Alojamiento entero: villa · 10 huéspedes · 5 camas · 5,5 baños
Villa Split

Alojamientos de lujo para todos los gustos

El alojamiento ideal para la escapada con la que estás soñando

  • Alojamientos destacados
  • Reservas flexibles
  • Alojamientos listos para reservar

Servicios populares en los alojamientos vacacionales de lujo en Split

  • Cocina
  • Wifi
  • Alberca
  • Estacionamiento gratuito en las instalaciones
  • Aire acondicionado
  • Propiedad cerrada

Otros excelentes alojamientos vacacionales de lujo en Split

LUXEAlojamiento entero: villaValoración 5 de 5; 4 evaluaciones
Rosemarine
$904 por noche
LUXEAlojamiento entero: villaValoración 5 de 5; 3 evaluaciones
Villa White Pearl
$1,130 por noche
LUXEAlojamiento entero: villa
Villa Carpe Diem
$328 por noche
LUXEAlojamiento entero: villa
Villa Princess Hvar
$989 por noche
LUXEAlojamiento entero: villa
Villa Radun Home
$678 por noche
LUXEAlojamiento entero: villa
Villa 4 Islands
$1,797 por noche
LUXEAlojamiento entero: villa
Villa Gold Pearl
$1,209 por noche
LUXEAlojamiento entero: villa
Villa Annabel
$678 por noche
LUXEAlojamiento entero: villa
Nebo Complex
$1,096 por noche
LUXEAlojamiento entero: villa
Villa Elyzeum
$1,808 por noche
LUXEAlojamiento entero: villa
Villa Paradise
$659 por noche
LUXEAlojamiento entero: villa
Villa Anna
$1,017 por noche

Todo sobre Split

¿Sueñas con unas vacaciones en la costa de Croacia? ¡Nosotros te ayudamos a hacerlas realidad!

El litoral de Split, que se extiende por la costa oriental del mar Adriático, justo enfrente de Italia y no muy lejos de la antigua potencia de Roma, posee una historia rica y fascinante. Esta ciudad bañada por el sol del Mediterráneo es la segunda más grande de Croacia y la mayor de la región de Dalmacia, y presenta una mezcla perfecta de tradición y modernidad. Debido a su ubicación estratégica, Split ha estado bajo el dominio de diversas civilizaciones. Tras su fundación por los antiguos griegos, estuvo sometida al Imperio romano, la República de Venecia, los franceses y los austriacos, y formó parte del Reino de Yugoslavia hasta que Croacia declaró su independencia en 1991. Al fondo, las verdes montañas enmarcan esta ciudad llena de encanto, y el escarpado litoral de la zona está salpicado de islas que te enamorarán.

Ciudades que rebosan historia

El Palacio de Diocleciano, construido por el emperador romano del mismo nombre, es el corazón de Split. ¡Seguro que te suena de haberlo visto en Juego de Tronos! Pero su fama le viene de mucho antes: se trata de uno de los monumentos de la arquitectura romana mejor conservados en todo el mundo, y en 1979 la UNESCO lo declaró Patrimonio de la Humanidad. El palacio, que en otros tiempos fue una fortaleza militar, una residencia imperial y una ciudad fortificada, cubre aproximadamente 3 hectáreas. Diocleciano no reparó en gastos para su construcción, e importó mármol de Italia y Grecia y columnas y esfinges de Egipto. En la actualidad, unas 3000 personas viven en los cerca de 220 edificios construidos en sus dominios. Además, tiendas, cafeterías, bares y restaurantes pueblan sus inmensos patios, rodeados de espléndidas columnas, o están escondidos por sus laberínticas callejuelas.

Para seguir adentrándote en el pasado dirígete a las afueras de Split y deambula por la antigua Salona, que en su día fue la ciudad romana más influyente de la región. Entre los siglos VI y VII, distintas oleadas de invasores se ensañaron con ella y hoy solo quedan ruinas que evocan tiempos mejores. Pese a ello, se trata de uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de Croacia. En él podrás admirar, entre otras cosas, un acueducto romano del siglo I; restos de baños termales, de basílicas y de los primeros cementerios cristianos, y vestigios de un inmenso anfiteatro con capacidad para hasta 20 000 personas. Si te has quedado con más ganas de historia, en el Museo Arqueológico de Split podrás observar una gran cantidad de objetos antiguos descubiertos en Salona.

Ríos y cascadas

Pero el encanto de esta parte de Croacia no reside solo en sus ciudades, antiguas y modernas: la región está repleta de tesoros naturales que te deslumbrarán. A solo una hora en coche de Split se encuentra el parque nacional de Krka, una auténtica maravilla de 130 km² de superficie que se extiende a lo largo de dos tercios del río homónimo. Uno de sus principales atractivos son las numerosas cascadas que el Krka crea al atravesar, a toda velocidad, un cañón cárstico de 198 metros de profundidad. Para contemplarlas en todo su esplendor, lo mejor es que te unas a alguna de las excursiones en barco que te ofrecerán allí mismo. Las embarcaciones pararán en distintos puntos del trayecto para que puedas caminar por las pasarelas de madera, lo que te brindará oportunidades magníficas para divisar alguna de las más de 200 especies de aves que tienen sus nidos aquí. A lo mejor hasta ves algún murciélago: ¡en el parque viven 18 especies distintas! La isla de Visovac, que emerge orgullosa de las aguas increíblemente azules, también merece una visita. Un grupo de monjes franciscanos vivió en este minúsculo afloramiento rocoso durante el siglo XV, y su monasterio (que se reconstruyó en el siglo XVIII) contiene unas cuantas reliquias muy bien conservadas. ¡Ah! Y acuérdate de coger el bañador para darte un chapuzón en los lagos del parque.

De isla en isla

Si te gustan las actividades acuáticas, no puedes perderte Brac, la isla más grande de esta parte de Croacia. En su costa oeste se encuentra la famosa Zlatni Rat, una playa de guijarros que se adentra en el mar Adriático como la punta de una flecha. También se la conoce como el Cuerno de Oro, y es perfecta para nadar, hacer windsurf y kitesurf, y contemplar una romántica puesta del sol. Si tienes ganas de aventura, pon rumbo a Kruscica y Smrka, al sur de Brac, para explorar los antiguos refugios para submarinos que el ejército yugoslavo construyó durante la Segunda Guerra Mundial. En la actualidad, estos cavernosos túneles de piedra son zonas de baño para los visitantes más curiosos. La mejor forma de llegar a ellos es en barco.

Descubre villas para unas vacaciones de lujo en la costa de Split

Luxury Retreats ofrece propiedades a lo largo de toda la costa de Split: de Primosten en el norte a la península de Peljesac en el sur (¡e incluso en algunas islas!). Con tanta variedad, no te costará encontrar el alojamiento de tus sueños en este litoral paradisíaco.

Casas en Primosten

Aunque en otros tiempos Primosten fue una isla, en el siglo XVI se decidió unir el centro de este pueblo de postal al continente. Gracias a eso, hoy es el lugar ideal para dar un paseo junto al mar. Posadas en los acantilados que bordean el Adriático, las villas disponibles en Primosten ofrecen unas vistas espectaculares de las aguas turquesas, piscina privada y, en algunos casos, incluso una playa privada.

  Casas en Split

¿Quieres estar cerca de la capital de la región sin renunciar al espacio y la tranquilidad? No busques más: los alquileres vacacionales disponibles en Split están hechos para ti. Algunas de estas villas cuentan con unos jardines espléndidos y pérgolas cubiertas de parras, mientras que otras gozan de unas vistas impresionantes del mar desde sus enormes ventanales. Aunque cada una tiene su propio encanto, en todas podrás descansar en sus interiores exquisitamente decorados o al aire libre bajo el sol del Mediterráneo.

Casas en Brac

¿Buscas el glamour de una de las casas de ladrillo blanco típicas de la isla o prefieres un concepto más moderno? En Brac encontrarás la villa perfecta para explorar esta costa espectacular y disfrutar, al final del día, de un momento de relax absoluto cenando en una terraza de piedra bajo los pinos o viendo pasar los yates junto a tu piscina infinita mientras te tomas un vinito.