Continúa el proceso de navegación para acceder a los resultados sugeridos

    Sé un huésped respetuoso

    Airbnb te permite disfrutar de los destinos como un habitante más. Cuando viajes, es importante que respetes a los vecinos, no importa lo lejos que estés de casa.

    Antes de reservar

    • Preséntate. Comparte tu biografía en tu perfil y verifica tu identidad. A los anfitriones les gusta saber quién eres. Si tienen algo de información sobre ti, será más probable que acepten tu solicitud.
    • Asegúrate de que el alojamiento sea el adecuado para ti. Revisa bien las fotos, las evaluaciones y las reglas de la casa para asegurarte de que el alojamiento y el estilo del anfitrión se adaptan a tus necesidades.
    • Saluda. Si tienes alguna pregunta, no dudes en contactar al anfitrión.
    • ¿Quieres más información? Conoce qué esperamos de los huéspedes.

    Ante de tu viaje

    • Habla con el anfitrión. Cuéntale cuáles son tus expectativas y dile si tienes alguna necesidad especial.
    • Mantenlo al tanto de todo. Avísale si es probable que llegues tarde al alojamiento.

    Durante tu viaje

    • Cumple tu palabra. Respeta tus compromisos, incluida la hora de llegada y las reglas de la casa.
    • Sé amable. Disfruta del lugar como si te alojaras con amigos y respeta a los vecinos.
    • Vive como la gente de la zona. Explora el barrio y apoya el comercio local. ¡Puedes preguntarle al anfitrión cuáles son sus lugares favoritos!
    • Sé responsable. Pídele permiso al anfitrión antes de invitar a más gente.
    • Ponte en contacto. Si tienes alguna duda, escríbele al anfitrión para que la resuelva.

    Después de tu viaje

    • Escribe una evaluación. Lo ideal es que siempre le dejes una evaluación sincera al anfitrión. ¡También a él le pediremos que escriba una sobre ti!
    • Da una opinión constructiva. Explica qué fue lo que te gustó y qué se puede mejorar. Y, por supuesto, ¡no olvides reconocer todas las cosas buenas!
    ¿Conseguiste la ayuda que necesitabas?

    Artículos relacionados